Regalos para hombres: amor y autoconocimiento este 14 de febrero

.COM/UNIDAD

Dos entrevistas en una para responder las dudas que no creías tener. La sexualidad desconocida de los hombres, explicada.


¿Qué realidad y mitos hay alrededor del alargamiento de pene? (David)

El interés por el alargamiento del pene viene de la mano con la cultura falocéntrica en la que vivimos. Particularmente a los hombres, nos han enseñado que todo el placer está contenido solamente en la zona de la pelvis, particularmente el pene. Es por eso que cualquier afectación, desde que no sea el tamaño esperado, o incluso alguna dificultad sexual como la disfunción eréctil, puede ser vivido como una catástrofe psicológica. Los hombres están muy enfocados al rendimiento sexual, por lo que hay mucho temor al rechazo.

David Moncada estudió medicina en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez y está especializado en sexología educativa por el Instituto Mexicano de Sexología (IMESEX). En víspera del 14 de febrero, día del amor y la amistad, habla acerca de una dimensión del amor oculta tras las dudas que nunca fueron enunciadas. Mucho de lo referente al sexo se vive en un plano de incertidumbre, incluso más allá de la primera vez, parece que nunca se llega a ser experto en el tema. David sí lo es.

De acuerdo a las estadísticas de Google Trends, todo lo referente al tamaño del pene es lo más buscado por hombres. Curiosamente, lo que más buscan las mujeres en relación al pene es si uno muy grande les va a doler. Pareciera entonces que la gran mayoría de las mujeres no están tan preocupadas por el tamaño, y si lo están es para saber si un pene aparentemente muy grande las pueda lastimar.

Mira también: Soltería y Universidad: ¿Dónde quedó la pareja?

Respecto a las técnicas, hay cirugías como los depósitos de grasa (donde se toma grasa de alguna otra parte del cuerpo y se coloca en la base del pene) que dan la apariencia visual de mayor longitud, sin embargo, no lo es como tal. No es viable puesto que la anatomía del pene no permite un alargamiento como tal.

¿De dónde proviene la obsesión por el pene? (David)

“Viene derivado de una cultura donde parte de los atributos considerados como masculinos es ser el proveedor de placer. Los estándares son altos, la gran mayoría de las disfunciones que yo observo en consulta tienen que ver con rendimiento. Los hombres se vuelven auto-observadores de su propio rendimiento.

Es por esto que vemos cada vez más hombres heterosexuales que buscan alargar el pene, y hombres, jóvenes incluso, que están utilizando con mayor frecuencia medicamentos como el Viagra. De hecho ya hay una dependencia importante a estos medicamentos; algunos de ellos, si no la consumen, consideran que no han tenido una erección satisfactoria.”

¿Cómo se vive el sexo anal en hombres y mujeres, de cualquier orientación sexual? (Georgina)

“Lamentablemente, para fortalecer el aprendizaje de control de esfínteres en la infancia, muchas madres y la sociedad se apoya en el rollo de la limpieza. Es una etapa de construcción de diques culturales sobre la higiene, y desde ahí se va inhibiendo la posibilidad de pensar al ano como una zona erógena. Se le asocia como una zona de suciedad. Interesantemente, esto provoca una inhibición de la líbido en esta zona.”

Georgina Zarate es egresada de la carrera de psicología en la Universidad Autónoma de México, plantel Xochimilco, cuenta con una maestría en teoría psicoanalítica por la ahora extinta Fundación Psicoanalítica Mexicana. Hizo también un especialidad en sexología o “especialidad en terapia sexual y de pareja”. Actualmente está estudiando en una especialidad sobre terapia psicocorporal. Sin embargo, considera que su aprendizaje no sólo ha sido en la labor académica, sino en los años de experiencia y revisiones de casos que ha hecho en torno al psicoanálisis y lo sexológico. Además, lleva 30 años (recién cumplidos) dando cátedra en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM y otros 14 enseñando en una institución privada de educación sexual. Asegura que seguramente se le estará olvidando algo y ríe, luego decide detenerse ahí pues considera que ya ha enunciado lo más importante. Recuerda, como si fuera poca cosa, sus casi 30 años de tener su consultorio.

“Yo creo que lo más importante es quitarse un poco ese tabú, esa creencia. Es muy fácil asociar el ano como una zona sucia, pero no lo es. Simplemente es la vía por la que defecamos, y la caca entonces tampoco es algo que podríamos determinar como sucio, es algo humano. Ese es el primer punto para poder empezar a explorar una analidad más plena y satisfecha.

Pero no es fácil hacerlo, no es como quitarse una prenda de vestir. Es decir, hay que aprender a convivir con todo lo que se ha acumulado culturalmente y, con eso, aprender a disfrutar. Si le damos lugar a la parte de lo higiénico, por supuesto que la sugerencia es usar un preservativo. El condón. Y lubricante, por supuesto.”

Mira también: Soltería y Universidad: Guía para sobrevivir al Día de San Valentín

¿De qué manera se puede realizar ésta práctica de forma segura? (David)

“Ya cada vez es más común que haya mujeres heterosexuales que tengan prácticas anales, incluso hay más mujeres que, en sus prácticas penetrativas, son ellas las que penetran a los hombres. Yo siempre digo en talleres o consultas que estos son espacios de posibilidades. El equivalente al punto G en los hombres lo tenemos en la próstata,que está a la altura del recto, literal, alcance de un dedo. Hay quienes describen orgasmos prostáticos por estimulación directa como una sensación mucho más interna.

Hablando de la anatomía de la región anal, primero hay una puerta externa conocida como “esfínter anal externo”, el cual es voluntario, Un ejercicio para poder comprender a aislarlo es cuando estás orinando y aprietas para detener el chorro, ese músculo que ocupas para detener la orina, es el mismo que ocupas para apretar en la región anal. Una vez que este se relaja hay un pequeño espacio llamado canal anal. Está lleno de terminaciones nerviosas que pueden dar mucho placer o mucho dolor.

Luego, está la puerta anal, el esfínter anal interno, el cual está siempre cerrado, no es voluntario. Sin embargo, con una correcta técnica de dilatación, por ejemplo, con dedos, ir escalando del más pequeño al más grueso. Es importante que cualquier estimulación sea con ayuda de lubricantes, ya sea a base de agua o silicón, que preservan el látex y duran un poco más en la superficie mucosa, no se seca tan rápido. El “salivazo” no se sugiere ya que la saliva puede romper el condón.

La puerta interna, una vez que se relaja permanecerá así por mucho tiempo. Después de eso llegamos al recto, el cual tiene una pared mucho más delicada y se puede lesionar más fácil. Además, no tiene tantas terminaciones nerviosas, por lo cual puede haber alguna herida provocada, regularmente, por penetración no lubricada. La persona puede no darse cuenta, y solo se hace evidente si hay sangrado. Por eso se sugiere también no usar lubricantes con anestésicos, porque justamente el dolor no placentero (pues hay personas que sí lo encuentran muy satisfactorio) puede ser un indicativo de que algo no está bien.

El recto es como una esponja, absorbe todo. Vaya, por eso es que administramos medicamentos vía anal. Es un paso directo a la sangre, es por eso que la práctica anal es considerada de mayor riesgo. Pero este se puede reducir con el uso de lubricantes, evitando eyacular dentro del recto, y con el uso de condón.”

¿Cómo vive el hombre su salud sexual? (David)

“Parte de las exigencias a los hombres, en nuestra cultura, es la de tener muchas parejas sexuales. Como siempre hay que estar demostrando la hombría, esto se hace también aumentando el número de parejas sexuales. Eso nos coloca en mucho riesgo.

Hablando de hombres que nos vinculamos con otros hombres, si no se ha tenido la vivencia de una “salida del clóset” acompañada, con mayor asertividad e información, nos coloca también en muchas situaciones de vulnerabilidad. Por ejemplo, no concebir otros espacios para tener un intercambio erótico que no sea el sauna, o el último vagón del metro o lugares muy clandestinos.

La forma en la que nos tenemos que estar demostrando nos coloca en situaciones de vulnerabilidad frente a infecciones de transmisión sexual.Otra cuestión es el cáncer de testículo, que da, en promedio, a los 34 años. Los hombres no estamos tan habituados a tocarnos. Lo hacemos cuando nos masturbamos. Es éste clásico movimiento de vaivén en el pene, pero no hay estimulación de otras zonas del cuerpo. Todo es muy visual, a través del porno y de la estimulación del pene y listo. Mi intención es invitar a los hombres, como parte del cuidado de su salud sexual, a conocerse más; a trascender  el placer más allá de lo que puede estar contenido en el pene. Esto ayuda a aumentar la exploración y, sobre todo, tocarse los testículos.

Hay tres estructuras que yo recomiendo revisar que son: el testículo en sí, luego, por encima de éste hay un conducto que se llama epidídimo y por detrás del testículo está el conducto deferente que transporta los espermas hasta el eyaculado. Los tres tienen consistencias completamente distintas, el testículo, por ejemplo, debería de sentirse similar al ojo cuando se toca a través del párpado. La propuesta es: tócate, explórate, ya que esa es la única manera en la que podrás detectar algo que antes no estaba ahí.”

¿Se siente menos con el condón? (David)

“Hay mucha resistencia al uso de condón por parte de los hombres. Hay una dificultad real en la negociación del uso de preservativo por parte de las mujeres hacia los hombres. El principal argumento es “no se siente lo mismo”. Las sensaciones eróticas están tan enfocadas en el pene, hay tan poca exploración erótica y sensorial de otras partes del cuerpo que, claro, si todo se reduce a eso al poner una barrera, estás anulando su principal fuente de placer.

Por eso, para muchos hombres heterosexuales, cuando su pareja mujer le propone estimular el ano, puede parecer una catástrofe. Sobre todo ante la capacidad de disfrute. Pareciera que su masculinidad se ve comprometida.

La forma en la que las mujeres en nuestra cultura han construido el placer es a través del tacto, las caricias, las fantasías. En los hombres la construcción del erotismo está muy enfocada a las sensaciones del pene. Si tu capacidad de sentir está solamente enfocada a eso, por supuesto que si le pones un condón, va a ser real para esa persona. No me atrevería a decir en sentido general que si colocas un condón tu sensación va a disminuir.

De hecho muchos hombres, cuyo uso del condón es regular, experimentan que eso ha sido una posibilidad para no concentrar todas sus sensaciones en el pene.”

¿Crees que la educación sexual convencional es suficiente? (Georgina)

“No, claro que no es suficiente. En principio, una propuesta para la educación sexual tendría que ser planteada desde el momento en que un ser humano nace. Es tan abarcativa e incluye tantas cosas que no podríamos pensar en que solamente tiene que ver con información, transmisión de datos o conocimiento teórico.

La educación sexual empieza desde cómo un ser humano es recibido, cómo es acariciado, cómo es amado, tratado, cómo se ha respetado su género y su cuerpo, acompañado con cariño y sin cuestiones morales.

La educación que se da en los libros de texto y de manera “oficializada”, sólo se hace con datos, sí importantes, pero, a veces, dichos de una manera tan poco afectiva que resulta poco ineficiente. Los niños de repente se preguntan “¿esto qué? ¿a mí qué me importa?” Pero sí les interesa su cuerpo, los genitales del otro ¿qué se siente? ¿para qué son? No es un niño carente de deseo de saber, al contrario. Y si, desde muy temprana edad una mamá o un papá, o quién rodee a ese bebé, le puede dar una educación sexual que empiece por el trato, eso cambia la historia.

Claro que es deficiente la manera en la que se enseña acá, lo que se cree que es educación sexual. Yo incluso completaría diciendo que la educación debe de llamarse “educación sexual y afectiva” no sólo lo biológico o anatómico. Sino todo lo que conlleva placer, amor, jugueteo, diversión, seriedad, todo.”

Si te surgió alguna idea u otra pregunta, resuélvela en la cama. Aquí te dejamos una lista de lugares accesibles y seguros para experimentar a gusto.

4 hoteles donde la pasarás increíble si eres universitario